blue-742934_960_720

AGUA, UNA FUENTE DE SALUD

27/05/2016

Ninguna otra sustancia participa en tantas funciones corporales como el agua. Acostumbrarse a identificar la sed y beber lo suficiente y de forma adecuada beneficia al organismo y aporta bienestar.

Los alimentos más hidratantes: los alimentos más ricos en agua son verduras. El récord lo tiene el pepino, con una proporción del 95,6% del peso. Le sigue la lechuga (94,4 %). Las hortalizas de raíz tienen una porción algo menor, 88,6% la zanahoria, por ejemplo.

La fruta es casi igual de jugosa. Las sandias y los melones contienen hasta un 92% de agua. Las manzanas y las peras en torno al 84%. Las frutas desecadas, 20%.

Los productos lácteos más ricos en agua son el yogur (86%) y el queso fresco (79%). Los tipo quesos blandos de tipo camembert contiene un 50% de agua y los curados un 34%.

Los cereales y legumbres contienen un 12% (secos) pero cocidos pueden llegar al 71%. El pan varía entre un 34 y un 37%.

El organismo no es capaz de fabricar toda el agua que necesita. Teniendo en cuenta que se elimina 1,5 litros de orina, 0,5 litros a través del sudor y unos 0,4 por el aliento, resulta que se deben recuperar 2,5 litros.

Ahora bien, todas estas cifras son medidas estadísticas. La realidad individual varia en función del peso corporal, la actividad y el clima, entre otros factores. La necesidad de 2.5 litros-se toma esta cifra como referencia- se satisface a través de los alimentos sólidos y de las bebidas. La distribución depende del tipo de alimentación. Por ejemplo, si se sigue una dieta ligera en calorías que incluye cantidadesimportantes de fruta y verduras, que son agua en un 85-95%, la necesidad de beber agua es menor que si los menús son calóricos y se consumen muchas carnes, grasas, pan, patatas fritas o azúcar, que son alimentos con una proporción baja en agua.

El exceso de sal en la dieta es otro factor que aumenta la necesidad de líquido. Desde este punto de vista se puede hablar con toda la razón de dietas más o menos hidratantes.

La mayoría de los nutricionistas estás de acuerdo en que se debe beber diariamente en torno a 1.5 litros de agua, pero teniendo en cuenta que se trata de un consejo teórico y que, por ejemplo, las personas pesadas, que hacen ejercicio y comen pocos vegetales, pueden precisar el doble o más. Por otra parte en las estaciones cálidas aumentan las necesidades, sobre  todo si se realizan actividades deportivas, se toma el sol o el clima es húmedo. Conviene saber que los médicos deportivos recomiendan que se beba entre 0.5 y 1 litro por cada hora de ejercicio. Asimismo, aconsejan que se beba antes, durante y después de la actividad.

IDENTIFICAR LA SED

En la práctica, la cantidad de agua que se bebe debería estar marcada por la sed, que es el medio utilizado por el organismo para evitar la deshidratación. El problema es que para percibir la sed hace falta estar atentos y hacerle caso.

Es posible ir perdiendo sensibilidad hacia la sed porque no se bebe ante los primeros síntomas, que son una sensación de sequedad en la boca y constricción en la faringe y glotis. Es una de las razones por las que muchos ancianos, que además se han acostumbrado a las sensaciones de sequedad asociadas a la edad beben menos de lo necesario.

Otro motivo para la pérdida de sensación de sed es que se confunda con el hambre.

Es frecuente que una persona sienta sed y, en lugar de beber, coma. Sobre todo si está algo ansiosa. Pero se trata de sensaciones diferentes: el hambre no se manifiesta en la boca, si no el estómago.

Fuente: Revista Cuerpo y mente

Déjenos su comentario