oregano-620x4101

Candida Albicans, ¡Llego tu hora!

29/04/2016

La mayor parte de las personas conocen al orégano por su uso en la cocina, en particular en platos mediterráneos, pero pocas personas se dan cuenta que su mayor valor puede ser en realidad su empleo en fitoterapia.

Se piensa que los componentes fenóliticos aportan los beneficios primordiales del orégano, con carvacrol y el timol siendo los principales constituyentes. De particular relevancia son las propiedades antimicrobianas, antiespasmódicas y antioxidantes de la hierba. De hecho, el aceite de orégano silvestre es antiséptico de origen vegetal más potente conocido hasta la fecha. Es un antimicrobiano de amplio espectro y además no parece que las bacterias desarrollen resistencia al mismo.

Se ha demostrado que el orégano actúa como un potente anti fúngico en varios estudios indican que la actividad anti- Candida del aceite de orégano es 100 veces más potente que el ácido carprílico. Los estudios también sugieren una potente acción anti-parasitaria.

El orégano posee una potente actividad antioxidante. En un reciente análisis por el Departamento de Agricultura de los EE.UU. (USDA) el orégano alcanzó la más alta puntuación para la actividad antioxidante entre todas las frutas y verduras testadas.

Precauciones: Se debe evitar el contacto con del aceite con los ojos, así como tampoco se deberá verter por el conducto auditivo o ponerlo en contacto con el área genital (ya que al contacto con las membranas mucosas puede provocar sensación de quemazón). El orégano es considerado GRAS (generalmente reconocido como seguro) en los EE.UU., pero no deberá emplearse durante el embarazo.

Importante: Para ser efectivo, el aceite debe ser elaborado a partir de orégano silvestre (Origanum vulgare), crecido en la montaña y libre de productos químicos y pesticidas. Su capacidad para destruir gérmenes depende de su calidad siendo las variedades silvestres claramente superiores a las cultivadas en granjas. También debe estar adecuadamente emulsionado en otro aceite portador, como el aceite de oliva virgen, para evitar las molestias producidas por aceites volátiles.

Fuente: Belen Martin, especialista en nutrición molecular.

Déjenos su comentario