Milagrosos-beneficios-de-la-Vitamina-E

El antioxidante requerido para la reparación de la membrana plasmática en el músculo esquelético.

26/01/2016

La vitamina E es vital para la construcción muscular y reparación celular. Una deficiencia de vitamina E da como resultado debilidad muscular y atrofia pronunciada, aunque el mecanismo biológico celular es aún desconocido. La complementación con vitamina E promueve la reparación de la membrana celular frente a los oxidantes que inhiben dicha reparación.

Se plantea varias líneas de evidencia sobre la vitamina E y su requerimiento para los mitóticos musculares y la reparación de la membrana plasmática in vivo. Por otro lado se plantea, que cuando otro antioxidante, glutatión peroxidasa, se elimina genéticamente en fibroblastos embrionarios de ratón, la reparación no puede realizarse, a menos que dichas células se complementen con vitamina E.

Se plantea una actividad antioxidante lípidica a través de la vitamina E y posteriormente también por la acción de glutatión peroxidasa, puede ser un mecanismo esencial en la reparación de la membrana musculo-esquelética.

En este estudio se intenta explicar por qué la vitamina E es esencial en la salud muscular.

Según los resultados de tres ensayos independientes, se observa una situación específica sobre la función biológica de la vitamina E in vivo. Se requiere esta vitamina para la reparación de la membrana plasmática por las fibras musculares esqueléticas.

La realización de ejercicio sobre el músculo esquelético y la privación de vitamina E generan una reacción, produciendo especies reactivas de oxígeno con la consiguiente oxidación de lípidos y proteínas, siendo la vitamina E una vitamina que puede contribuir a la reducción de esta situación oxidativa.

Respecto a la ausencia de vitamina E, se sugiere una insuficiente reparación, que incide en la lesión de la fibra muscular tras la disrupción de membrana, lo que conlleva, a largo plazo al desarrollo de patología muscular. Se estima que un tipo de distrofia muscular congénita, miopatía, procede de una etiología similar.

Fuente: Free Radic Biol Med. 2015 Jul; 84:246-53.doi: 10.1016/j.freeradbiomed. 2015.03.016.

Web: http://www.researchgate.net/publication/274571374

Déjenos su comentario