baby-84686_960_720

Enseñar a comer a los niños

20/06/2016

Es en el periodo de la infancia, cuando la alimentación es más importante, ya que de ella depende el crecimiento y desarrollo óptimo del niño. Por esa razón, una de las principales preocupaciones de los padres es que sus hijos coman bien para que crezcan sanos.

La manera de lograrlo es acostumbrarlos desde pequeños a diferentes sabores y texturas que aseguren una dieta variada, pero no siempre fácil, ya que los niños a menudo prefieren la bollería, las bebidas azucaradas, las golosinas o las patatas fritas a la fruta, verduras y cereales.

Recuperar hábitos saludables incluye reducir el tamaño de las raciones para no seguir “alimentando” el aumento de obesidad infantil: hace quince años el número de niños con sobrepeso era del 5%,hoy alcanza el 20%. Se suele olvidar que “los niños no necesitan la misma cantidad que los adultos y el tamaño de las raciones depende de su peso y edad”, explica Venancio Martinez Suarez, secretario del comité de Pediatría (AEP). La moderación es un excelente hábito, ya que la mayoría de alimento pueden formar parte de una dieta sana y variada mientras no se abuse de ellos. Como explica el doctor Martínez, “los niños muestran preferencias por unos alientos y rechazan otros, pero si el resto de la familia como verduras refuerza a los niños su consumo desde edades tempranas, los sabores de las diferentes verduras serán aceptados por los pequeños sin ningún problema”. Tampoco resulta educativo comer delante del televisor encendido, picar entre horas o tomar un dulce como postre.

Fuente:Revista Cuerpomente

Déjenos su comentario