kinesio-taping

Kinesio tappig.

18/02/2016

El kinesio tappig o vendaje neuromuscular es muy usado por expertos en las técnicas manuales, estas cintas de colores se usan en múltiples ocasiones para mejorar las lesiones musculares, ampliar la movilidad de un musculo o tonificarlo. Están compuestas por fibras de algodón y un pegamento acrílico especial que se activa con el calor, son hipoalergénicas y transpirables, lo que las hace muy adecuadas para realizar ejercicio y después ducharnos sin miedo a que se caigan por la acción del agua sobre la piel, después de la ducha se recomienda secar la cinta para evitar que la humedad permanezca en el musculo.

Existen cintas de múltiples colores, pero mayormente es por un motivo estético o porque el terapeuta desee usar la cromoterapia (método cuyo objetivo es mejorar dolencias a través del uso de colores). Es importante saber que estas vendas se alargan hasta un 140% de su longitud normal, creando una sensación de sujeción pero también de libertad del movimiento.

La base de este tipo de vendaje es el aumento de circulación que se produce en la zona de la piel en la que colocamos el vendaje, la cinta crea unos pliegues que favorecen el retorno linfático y la llegada de sangre, todo esto hace que el musculo tenga una mayor oxigenación y favorece la recuperación de las fibras dañadas.  Tenemos que tener claro que el kinesio no es un método de curación si no un herramienta más del terapeuta a la hora de aplicar un tratamiento. Actualmente este tipo de vendajes se están empezando a usar en animales, aunque esta técnica nos puede parecer nueva por el boom de los últimos años, ya se lleva usando en el continente asiático desde hace décadas.

Las contraindicaciones de este  tipo de vendaje son bajas, pero a pesar de ser antialérgico, es importante hacer una prueba sobre la piel con un trozo pequeño de kinesio, no deberemos colocar las cintas si hay una herida abierta, o si la piel está dañada o sensible, en el caso de que poco tiempo después de colocar la cinta notemos sensación de picazón o que la zona se irrita lo mejor será quitarla, las cintas pueden permanecer sobre la piel entre 3 y 4 días, transcurrido este tiempo es recomendable retirarlas y esperar unos días hasta volver a colocar otras, con las mujeres embarazadas tendremos que tener la precaución de no colocar las cintas en la zona del útero o abdominal y en el caso de personas diabéticas será mejor no usar las cintas.

Déjenos su comentario