1239489_365852086851155_1104643905_n

La utilidad de las Técnicas Alternativas en infantes con cáncer

20/01/2016

New York – (Reuters Health) .

Muchos niños bajo tratamiento oncológico reciben remedios herbales, vitaminas u otros tipos de terapias alternativas, según un nuevo estudio.

Una revisión de 28 trabajos sobre 3.500 niños reveló que entre el 6 y el 91 por ciento de los participantes usaba algún tipo de medicina alternativa o complementaria en algún momento del tratamiento. En la mitad de los estudios, esa cantidad varió entre el 20 y el 60 por ciento.

Los estudios no detallan si algunos niños estaban recibiendo terapias alternativas en lugar de un tratamiento oncológico estándar o si sólo lo usaban para complementar la medicina tradicional, según la doctora Felicity Bishop, de la Escuela de Medicina de la University of Southampton, en Reino Unido.

Pero lo que los estudios sí indican, dijo la autora a Reuters Health, es que “una proporción significativa de pacientes oncológicos pediátricos usan medicinas complementarias y alternativa en algún momento del tratamiento”.

Lo importante, opinó Bishop, es que los padres deberían conversar primero con el médico.

Los resultados del estudio aparecen en Pediatrics.

A menudo, la población percibe que las terapias alternativas son “naturales” y seguras. Pero mientras que algunos enfoques no producirían daño, como la relajación para reducir el estrés, otros tratamientos alternativos serían riesgosos para los pacientes oncológicos.Por ejemplo, existen evidencias de que altas dosis de vitamina C, la hierba de San Juan y compuestos del té verde interactuarían con ciertos fármacos oncológicos y reducirían su efectividad.

Y algunas terapias alternativas que se promueven para esos pacientes carecen de ensayos clínicos rigurosos para probar su efectividad.

Algunos estudios recientes obtuvieron resultados promisorios. Por ejemplo, un ensayo clínico el año pasado halló que la hierba Silybum reduciría la inflamación hepática debida a la quimioterapia en niños con leucemia aguda linfoblástica.Otro halló que agregar semillas de lino a la alimentación de los hombres con cirugía de próstata programada retrasaba el crecimiento tumoral en algunos pacientes.

De todos modos, los investigadores advirtieron que esos son los primeros ensayos clínicos controlados que evalúan esas terapias y que se necesitan más estudios para realizar recomendaciones.

En la revisión, el equipo de Bishop halló que los remedios herbales eran las terapias alternativas más utilizadas, aunque el uso variaba en todos los estudios (entre el 2 y el 48 por ciento de los niños usaba distintas hierbas). Entre el 3 y el 47 por ciento de los niños tenían dietas especiales u otras terapias nutricionales, mientras que entre el 3 y el 30 por ciento usaba la oración u otras formas de “curación por la fe”.

Otras terapias alternativas eran altas dosis de vitaminas, terapias mente-cuerpo, como la meditación y la relajación, y homeopatía.

FUENTE: Pediatrics.

Déjenos su comentario