gravitotecnia01

Los discos vertebrales: Responsables de soportar la Gravedad

20/01/2016

Si fuera posible eliminar la fuerza de la gravedad, nuestra columna vertebral sufriría muchos menos dolores. Su curvatura natural no se vería alterada y la distancia entre las vertebras sería optima y los músculos se fatigarían menos. Esto no implica que la gravedad sea nociva. Un cuerpo sano está preparado para soportar diariamente una enorme presión (10 kg/ cm 2) y la enfermedad y el dolor se presentan cuando algo falla en alguna de sus estructuras.

¿Cómo influye la gravedad?

Los discos están formados por un anillo cartilaginoso que envuelve un núcleo que fundamentalmente acuoso. Por efecto del peso este núcleo pierde parte de su contenido durante el día y por tanto disminuye, de manera que un individuo sano puede medir hasta 2 cm menos al atardecer.

Al estar acostados cuando el disco no soporta prácticamente ninguna presión, se recarga y vuelve a adquirir su máximo volumen durante el ciclo de sueño. Si nuestro ciclo de descanso se ve alterado, los discos no se recargan lo suficiente y sufrimos las mismas molestias debidas a la  deformación. Todos los problemas mencionados anteriormente, y sean producidos por deformación o desgaste, mejoran considerablemente y se previenen alternando el ejercicio con el reposo horizontal prolongado.

Sin embargo, si cada día invertimos el efecto de la fuerza de la gravedad durante unos minutos sobre nuestro cuerpo, es decir, si nos suspendemos en posición invertida, conseguiremos no sólo conservar sino aumentar la distancia entre las vértebras y ayudaremos a corregir las deformaciones debidas a la gravedad.

Déjenos su comentario