bano

Mantén limpios los filtros del cuerpo

18/11/2016

Nuestro cuerpo es un organismo que está relacionado entre todas sus diferentes partes. Hasta hace relativamente poco tiempo este hecho no era tenido en la medicina moderna.

Un filtro sirve para no dejar pasar la suciedad que tapona la fluidez. Así como en nuestro vehículo no esperamos a que los filtros estén taponados para limpiarlos, debemos aplicarnos el ejemplo y no esperar demasiado o dejarán de funcionar correctamente y generaran residuos dañinos llegando incluso a afectar nuestros órganos.

Nuestras células son seres vivos que se alimentan y generan residuos que pasan a la sangre y llegan a nuestros filtros naturales.

Los filtros del cuerpo

El sistema linfático es nuestro servicio de limpieza personal que se ocupa de que el hábitat de casa célula esté limpio para recibir oxígeno y nutrientes con normalidad.

Además cuenta con cinco filtros que desechan los residuos metabólicos de las células, son:

  • La piel: segrega ácido úrico, dióxido de carbono y colesterol con el sudor.
  • Los intestinos: excretan residuos de la comida a través de las haces.
  • Los pulmones expulsan el dióxido de carbono.
  • Los riñones hacen lo propio con el ácido úrico a través de la orina.
  • El hígado secreta el colesterol a través de los ácidos biliares.

Cada uno de ellos filtra los nutrientes y sustancias buenas que pasan a la sangre. Hay tres órganos que no dejan de filtrar nuestra sangre mientras estamos vivos: los pulmones, los riñones y el hígado. Filtran más de 7000 litros de sangre cada día.

Si por algún motivo alguno de los filtros deja de funcionar, los residuos tóxicos que se acumulan dentro del cuerpo invaden las células que mueren intoxicadas o se transforman en células cancerígenas.

Los pulmones se enferman a causa del tabaco y contaminación atmosférica, el hígado con dietas incorrectas que dificultan la eliminación de colesterol y los riñones abusando de la sal en las comidas, bebiendo poco agua y con enfermedades como la diabetes.

Los residuos más comunes que contaminan nuestro cuerpo son:

  • Bebidas alcohólicas o con gas
  • Productos de limpieza tóxicos
  • Comer mucha carne y pocos productos crudos o frescos
  • Productos refinados como el azúcar, harinas y sal
  • Respirar aire contaminado como el humo de tabaco y de los coches
  • Consumo de medicamentos o tratamientos agresivos
  • Conservantes y pesticidas en alimentos

Os ofrecemos ahora unas pautas para evitar los tóxicos y los hábitos poco saludables y una serie de consejos para cuidar nuestros principales filtros:

  • Evitad el estreñimiento (pero no con laxantes) recurriendo a remedios naturales como las semillas de lino, chía, amapola, levadura de cerveza, frutas y verduras frescas.
  • Bebed 1 o dos vasos de agua templada en ayunas ayudará a nuestros intestinos a limpiarse.
  • Tomad habitualmente tomillo para los pulmones, boldo, alcachofa y cardo mariano para el hígado y el té verde justo a la cola de caballo para los riñones.
  • Realizad alguna actividad física, andar, correr, nadar, lo que importa es movernos.
  • Aumentad el consumo de cereales integrales, legumbres, verduras, frutas en la dieta diaria.
  • Dejad de fumar.
  • Reducid el consumo de sal refinada, eligiendo mejor sal del Himalaya o marina.
  • Acudid de vez en cuando a casas termales, centros de hidroterapia o en casa llenad la mitad de la bañera agregando 2 kg de sal de mar o sales de baño.
  • Drenaje linfático.
  • Usad guantes de crin y después ducharse con agua fría y caliente alternativamente. Acabar siempre con agua fría.

Déjenos su comentario