Un-masaje-que-estimula-al-bebe_reference

MASAJES EN BEBÉS

27/07/2016

Como a los adultos, a los bebes también les gustan los masajes, son una muestra de afecto, relajan su cuerpecito, les ayudan a descansar mejor, mejoran su sistema inmunológico y refuerzan el vinculo emocional. Cualquier momento es bueno para realizar el masaje a tu bebe, si el objetivo es relajación o si lo que quieres es ayudarle a expulsar los gases y evitar los cólicos cambiaremos los tiempos y un poco los movimientos.

Masaje para Cólicos: Los cólicos son muy dolorosos para un bebé cuya única manera de expresión es el llanto, lo que más calma a un bebé molesto es el calor, por eso puedes usar para cálmalo un saquito o manta previamente calentada, pero como todo la mejor solución es el contacto piel contra piel, además del calor el bebé sentirá el contacto físico y se sentirá protegido lo que le calmará. Los dolores del cólico suelen producirse más bien de tarde, cuando el bebé empiece a llorar lo más importante es mantener la calma, ellos sienten y reconocen nuestras emociones, por eso si siente que te agobias o pierdes los nervios, se sentirán más desprotegido. Este tipo de masaje sirve también para molestias digestivas o estreñimiento.

  1. Tumbado sobre una superficie lisa, con las piernas en alto para ablandar el abdomen pasa las palmas de tu mano una vez y luego la otra, desde donde termina las costillas hasta donde empieza la parte baja del vientre masajeándolo sube mente pero con un poco de profundidad.
  2. Tras este movimiento lleva las pernas flexionadas hace el abdomen y aguanta en esta postura unos segundos, puedes repetir este movimiento 3 veces y luego estirando las piernas.
  3. Ahora haz círculos en el sentido de las agujas del reloj, rodeando todo el ombligo, realizando un giro constante con ambas manos sin perder el contacto.
  4. Ahora flexiona nuevamente sus piernas sobre el abdomen y con ellas flexionadas realiza rotaciones circulares en el sentido de las agujas del reloj
  5. Estira ambas piernas y relájalas dando leves sacudidas.

 

Masaje relajante: recientes estudios demuestran que los niños que reciben masajes lloran menos y duermen mejor que los que no lo hacen, esto se debe a la liberación de la hormona que regula el ciclo de sueño infantil, la melatonina”.

 

  1. Comienza realizando unas suaves caricias por sus pies, luego con tu dedo gordo en movimientos pequeños muévelo, desde el talón hasta la punta del dedo gordo, repite este gesto hasta llegar al dedo meñique. Una vez recorrido todo el pie comienza agarra cada dedito y realiza movimientos circulares suavemente en este caso en el sentido contrario a las agujas del reloj,  con ambas manos agarra el pie y deslízalas al tiempo dejando que este se escurra entre tus manos, por último en la zona del talón realiza una pequeña presión y dibuja círculos en el sentido de las agujas del reloj. Ahora recorre poco a poco las piernas desde abajo hasta la ingle, en la zona de la rodilla es bueno realizar unos pequeños movimientos circulares. Una vez que estemos en el abdomen realiza los movimientos descritos para los cólicos, en este caso, al ser un masaje relajante no hace falta que realicemos los estiramientos y encogimientos de piernas. En los dedos realizaremos el mismo movimiento que en las manos, es importante que no te frustres si el bebé las agita. Luego recorre el brazo hasta la asila, parando en la zona de codo, para acariciarlo con movimientos circulares. En la cara acarícialo suavemente, rodeando con ambas manos, ahora dale la vuelta y repite las mismas caricias por la espalda.

 

Recuerda que en todo momento debes de estar relajado y preparar la zona de masaje con una luz que no sea muy intensa, después de las comidas evita dar masaje, para no interferir en la digestión, regula la temperatura de la evitación que no haya excesivo calor, ni frio. Es adecuado acompañar el masaje con una música relajante para el niño o una canción, los mejores aceites son vegetales, como el de almendra o sésamo, sin perfumes ni esencias.

Es importante estar atentos al niño, es como “pedirle permiso”, tienes que estar pendiente de su sonrisa, manos abiertas y relajadas o contacto visual con signos de aceptación, pero si por lo contrario emite gemidos, se encoge, baja la cabeza o pataleo quieren decir que esta incomodo y lo mejor sera realizarlo más tarde o entro día. En Biocentro Acevedo cuidamos tu salud y la de tu familia dando atención plena antes, durante y después del parto, cuidando de tú salud y la de los tuyos desde el primer momento de vida.

 

Déjenos su comentario