osteoporosis_columna_verteb

OSTEOPOROSIS Y MENOPAUSIA

16/05/2016

La osteoporosis defiende un estado de deterioro en la fortaleza ósea que predispone a un riesgo incrementando de factura. Está relacionada con la edad, pero afecta preferentemente a las mujeres por dos razones, la mayor fragilidad en la constitución del esqueleto femenino, con huesos más delgados, y la menopausia, un estado en el que se produce una disminución drástica en los niveles circulantes de estrógenos. Los estrógenos son hormonas esteroideas que ejercen un potente efecto regulador de los procesos metabólicos de los huesos.

Osteoporosis postmenopaúsica

Su mecanismo fisiopatológico se inicia a partir de los primeros indicios de las dificultades hormonales de los ovarios, antes incluso de la propia menopausia. Los estrógenos mantiene el equilibrio entre las células que renuevan el hueso, los osteoclastos, y las que rellenan los huecos dejados por el hueso eliminado en el proceso de renovación, los denominados osteoblastos.

Cuando disminuyen los estrógenos, los osteoclastos se activan y se produce un fenómeno de resorción acelerada, es decir, un proceso en el que se activa llamativamente la destrucción del hueso más o menos envejecido, sin que se acompañe de la formación de hueso nuevo con igual celeridad. El balance es de pérdida neta de masa ósea, y por lo tanto, de progresión acelerada hacia la osteoporosis, sobre todo en mujeres que son particularmente sensibles a este proceso y/o en las que ya partan de entrada con una masa ósea reducida, por motivos genéticos, nutricionales, o de otra naturaleza.

Por todo ello, es importante desarrollar una mentalidad de prevención y atender a esta situación en la mujer en fechas tempranas, a fin de evitar en lo posible este estado de deterioro.

Déjenos su comentario