CIELO A TUS PUES 2

REFLEXOLOGIA PODAL

13/06/2016

Comienza el verano, es época de enseñar los pies y ponerse sandalias, pero quizás después de tenerlos encerrados bajo llave durante tantos meses, nos demos cuenta de que los hemos descuidado bastante, en los dedos tenemos ampollas, el juanete (para quién lo tiene) esta mas marchado, aparentemente los dedos poco a poco se ponen más en garra y el talón seco y agrietado nos avergüenza un poco.

La realidad es que los pies sufren y mucho. Aguantan largas jornadas de trabajo, calzados que por muy bonitos que nos puedan parecer no son los más adecuados, calcetines cuyo tejido no deja transpirar la piel, etc.  Unos pies descuidados pueden ser el reflejo de un cuerpo descuidado, en los pies se refleja todo nuestro cuerpo tanto a nivel interno como externo, físico y psíquico, un dolor en la cara interna del pie que recorre todo el lateral del puente, puede ser indicativo de que necesitamos con urgencia un masaje en la espalda. La falta de hidratación en los pies puede indicar que sufrimos estreñimiento o que nuestro intestino no está absorbiendo bien lo líquidos, a nivel emocional las molestias al masajear el dedo gordo nos pueden indicar en qué situación psicológica se encuentra la persona.

Una buena forma de cuidar nuestros pies puede empezar por la hidratación, hidrata tu cuerpo tanto por dentro como por fuera, bebe agua y utiliza alguna crema reparadora, si eres propenso a tener cayos te recomendamos una crema francesa Bio de alta calidad especial para este tipo de pies de la casa Gamarde (disponible en la Biotienda Acevedo). El verano también es época de posibles hongos, lo mejor en este caso es que uses aceite esencial de árbol del té tanto para prevenirlos como si ya los tienes. Lo bueno del aceite esencial de árbol del té, es que puedes añadir las gotas a tu crema diaria y así obtendrás dos efectos en una sola pasada.

Estudios recientes apuntan a que problemas en los pies como uñas rojizas, agrietadas, talones secos, etc. Con el paso del tiempo pueden repercutir negativamente en  el resto y ayudando a generar patologías. Por eso es recomendable acudir al podólogo al menos una vez al año, cuidar el calzado que usamos, vigilando que los zapatos sean de nuestra talla de pie y su forma se adapte sin oprimir los dedos, es recomendable realizar una reflexología podal cada mes o cada dos meses para mantener la musculatura del pie en optimas condiciones.  Al llegar a casa después de un largo día de pie o caminado puedes rodar una pelota pequeña bajo tus pies, un palo o una botella con agua en su interior, esté ejercicio aliviara las zonas doloridas, rueda el instrumento primero sentado durante aproximadamente un minuto y después de pie. Introdúcelos un rato en agua caliente con sal gorda, después sécalos bien con una toalla y al tumbarte levanta un poquito las piernas para favorecer el retorno venoso y  si tienes la ocasión de ir a la playa camina por la arena húmeda un rato. Todos estos pequeños trucos te ayudaran a mantener la salud de tus pies y del resto del cuerpo, “nuestro cuerpo es como un árbol y las raíces son nuestros pies”.

Déjenos su comentario