los-alimentos-que-debes-comer-para-dormir-rapida-y-profundamente

Sueño, alimentación y buenos hábitos

04/03/2016

Todos somos conscientes de lo importante que es dormir entre 8 y 7 horas diarias, pero más importante que la cantidad es la calidad del sueño. Pues de nada nos sirve acostarnos en cama para dormir y empezar a dar vueltas o despertarse cada  hora hasta que suene el despertador. El sueño ejerce una gran influencia en nuestro día a día, cuando no tenemos un sueño de calidad nuestro humor cambia, nos cuesta más pensar o hacer cualquier cosa y físicamente nos encontramos derrotados (al no hacer una buena recuperación por la noche).

Por este motivo es muy importante adquirir costumbres saludables antes de acostarnos. Un buen consejo es que las cenas sean lo más ligeras posibles, date cuenta que mientras tu descansas el cuerpo sigue realizando sus funciones entre ellas la regeneración de tejidos. Pero si aún por encima de ese trabajo le añadimos la digestión de un cocido, el cuerpo se revelara. Dándonos sensación de plenitud e influenciando nuestro sueño.

Por eso lo mejor es que escojas alimentos que no sean muy pesados, es decir, que no posean muchas grasas y que ayudan al cerebro a relajarse, un vaso de leche de avena con miel te ayudará a conciliar el sueño gracias a su contenido de triptófano, también las legumbres como las judías o los frutos secos como las nueces o las almendras son una buena opción puesto que contienen vitaminas del grupo B que ayudan a la síntesis de las serotonina y la melatonina.

Consumir pescados azules, ricos en Omegas ayudan a mejorar la reparación del sistema nervioso, reduciendo la ansiedad o la depresión, además los omegas son precursores de la serotonina hormona de la felicidad.

Ciertas frutas como la piña, las cerezas, el maracuyá o el aguacate son fáciles de digerir y además son potentes relajantes. El plátano también es una grandísima fuente de potasio, magnesio y triptófano pero la mejor hora de consumirlo es a media mañana, ya que, nos ayudara a gestionar mejor el estrés y el cansancio que va acumulando el cerebro a lo largo del día.

Otra opción es preparar una infusión de plantas relajantes como la melisa, la tila, manzanilla, lavando o pasiflora.

Es bueno que dejemos un margen de medio hora después de cenar, para que nuestro cuerpo repose y luego nos acostemos, evita dormir con la televisión encendida, date una ducha calentita antes de acostarte y si puedes realiza algo de ejercicio durante el día así ayudaras a liberar el estrés acumulado para que cuando llegues a la cama tengas un sueño de calidad y alcances la fase REN.

Déjenos su comentario