descarga

TÉCNICAS QUE PUEDEN AYUDAR A MEJORAR LA FERTILIDAD

29/06/2016

Muchas personas tienen problemas para concebir un hijo. Las causas de esta imposibilidad no siempre son  irreversibles, si no que tienen solución con diferentes técnicas.

Detrás de la infertilidad no siempre existe una enfermedad, muchas veces las causas vienen condicionadas por el estilo de vida que llevamos, el estrés, la mala alimentación, el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, azucaradas, café, grasas saturadas o tabaco, también influyen negativamente. Nuestro estado de ánimo también puede condicionar la fertilidad, una persona triste tendrá menos posibilidades de concebir que una persona feliz, de igual manera afectará a las personas con un peso excesivo o a las que tengan un peso muy bajo, como puedes ver nuestro cuerpo es un máquina en la que si un engranaje se ve afectado, puede afectar al resto del sistema. Por eso los hábitos de vida han de ser siempre los adecuados.

Para empezar la alimentación es clave, comienza cambiando poco a poco tus hábitos alimenticios, si consumes bebidas alcohólicas, tabaco, bebidas azucaradas o muchas grasas lo mejor es que lo dejes o reduzcas su consumo al mínimo. Aumenta la ingesta de frutas y verduras, recordando realizar las 5 comidas al día y beber agua. Ingiere  un licuado de frutas y verduras todas las mañanas, aumentar el consumo de vegetales de hoja verde oscura,  frutos secos (semillas de calabaza, sésamo, lino) o especias como el perejil, pueden ayudarte a aumentar tu fertilidad.

Otro método muy eficaz para aumentar la fertilidad es la acupuntura, se puede usar antes del embarazo para aumentar la fertilidad, durante y post, el objetivo de la acupuntura es estimular ciertos puntos mediante la inserción y manipulación de agujas, para así reequilibrar, recuperar y armonizar la energía de todo el cuerpo, el Qi.  La medicina tradicional china, tarta el cuerpo como un todo, equilibrando los meridianos (canales energéticos que recorren nuestro cuerpo) y eliminando cualquier bloqueo que pueda tener el cuerpo, reduciendo el estrés y la ansiedad, descansando mejor y permitiendo que todos los procesos físicos y mentales se realicen de una manera adecuada.

El ejercicio también es recomendable dado que ayuda a rebajar los niveles de estrés, da energía y libera tensiones, pero en ese caso debe realizarse de manera moderada, cumpliéndose el refrán “lo bueno si es breve, dos veces bueno”. Realizar ejercicio de manera continuada, regula el organismo, mantiene el cuerpo activo y regula el peso corporal, a nivel psicológico, mejora nuestro estado de ánimo y esto repercute en nuestro sistema inmune fortaleciéndolo. Por eso hacer ejercicio moderado es muy aconsejable para los embarazos, facilitando el momento del parto y de la recuperación (es un buen momento para hacer ejercicios con tu hijo, fortaleciendo así los lazos de unión y aumentando su percepción espacial, equilibrio, etc.).  Las dificultades que apuntan los médicos, se producen cuando se realiza ejercicio de manera excesiva, ya que, las mujeres que realizan ejercicio en exceso (alta competición) sufren alteraciones en el ciclo menstrual e incluso en la ovulación, además de dificultar la implantación del ovulo fecundado debido a los altos niveles de estrógenos. Lo mejor es que sigas realizando ejercicio pero reduzcas los tiempos, entrena sobre 30 minutos diarios, reemplaza las actividades demasiado intensas por otras más relajadas, como nada, pilates o yoga y evita deportes de contacto en los que puedas sufrir un golpe con facilidad.

Nuestra recomendación desde Biocentro Acevedo es que acudas a un ginecólogo para que evalúe bien tu caso, y tras ese proceso busques a un especialista para que te ayude combinado alimentación, deporte y acupuntura.

Déjenos su comentario